¿Qué es la Terapia Cognitivo – Conductual (TCC)?

La terapia cognitivo conductual surge luego de unir la primera y segunda  “ola”. Con olas nos referimos a distintos enfoques a lo largo del tiempo. La primera se enfocó en entender las conductas de la personas para poder abordar sus problemáticas, mientras que la segunda se enfocó en entender la forma en la cual procesamos nuestra información y los pensamientos (cognitivos) que se producen. Gracias a esto, ahora podemos decir que nos encontramos en la “tercera ola”, o bien, la terapia cognitivo conductual, en donde se busca poder entender la relación entre los pensamientos – emociones y conducta de los seres humanos, identificando cómo esto influye en nuestro día a día y en nuestro ánimo.

Principales Características:

  • Ayuda al paciente a entender la relación que existe entre su forma de sentir, de pensar y de actuar.
  • Se enfoca en poder ayudar al paciente a encontrar aquellos pensamientos automáticos que pueden generar ciertos pensamientos – emociones – conductas desagradables, para luego poder cambiarlos.
  • Busca ayudar al paciente a poder cambiar sus conductas, emociones y pensamientos disfuncionales a unos más adaptativos y funcionales para su día a día. Identificar el círculo vicioso y modificarlo.
  • La TCC ve al paciente como aquel experto en su problema.
  • Entender de forma particular cómo “funciona” cada paciente.
  • Centrado en los problemas y/o dificultades del paciente en el ahora.
  • Evidencia empírica que demuestra su utilidad en depresión, ansiedad, pánico, fobias, ira, dolor, trastornos alimentarios, trastorno obsesivo compulsivo, entre otros.
  • El tratamiento puede durar aproximadamente entre 6 semanas y 6 meses, dependiendo de la situación del paciente.

Sus objetivos:

  • Disminuir los pensamientos disfuncionales.
  • Aumentos de habilidades para afrontar emociones y/o situaciones.
  • Psicoeducación del paciente.
  • Mejorar habilidad de resolución de problemas.
  • Mejorar habilidades interpersonales del paciente.
  • Busca que el paciente luego pueda manejar las situaciones de forma independiente.

    En conclusión, la TCC busca que el paciente pueda entender cómo sus pensamientos (en ciertas ocasiones disfuncionales) pueden influir en forma de sentir y de actuar, actuando como un círculo vicioso que mantiene la problemática. Para poder mejorar esto, se busca psicoeducar a la persona para poder entender su situación y poder adquirir herramientas que le permitan mayor autonomía en un futuro, para enfrentarse a diferentes contextos. Recuerda:

            Puedes transformarte en el mejor experto para resolver tu problema.

    Deja una respuesta